Colegio Americano de Pediatría, “La Ideología de Género lastima a los niños”

Originalmente posteado en Marzo 21, 2016 – una declaración temporal con referencias. Una declaración completa será publicada en el verano del 2016. Actualizada con clarificaciones en Abril 6, 2016.

El Colegio Americano de Pediatras (ACPEDS) –Una asociación socialmente conservadora de los pediatras y profesionales de la salud en los Estados Unidos, fundada en 2002, ha emitido la siguiente declaración sobre la identidad de género en niños.El Colegio Americano de Pediatras, insta a los educadores y legisladores, a rechazar todas las políticas que condicionan a los niños a aceptar como “normal” una vida de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto. Hechos –no la ideología- determinan la realidad.

1.-La sexualidad es un rasgo biológico objetivo: “XY” y “XX” son marcadores genéticos de la salud –no marcadores genéticos de un trastorno- La norma para el diseño humano es ser concebido ya sea hombre o mujer. La sexualidad humana es binaria por diseño, con el obvio propósito de la reproducción y el florecimiento de nuestra especie. Este principio es evidente por sí mismo.
Los trastornos extremadamente raros de la diferenciación sexual (DSD) incluyendo pero no limitando a la feminización testicular, y la hiperplasia suprarrenal congénita, todas son desviaciones medicamente identificables de la norma binaria sexual, y son correctamente reconocidos como trastornos o desórdenes del diseño humano. Los individuos con TDS (Trastorno de diferenciación sexual) no constituyen un tercer sexo.

2.- Nadie nace con un género. Todo mundo nace con un sexo biológico marcado. Género (una toma de conciencia y el sentido de sí mismo como hombre o mujer) es un concepto sociológico y psicológico, no un objetivo biológico. Nadie nace con una conciencia de sí mismo como hombre o mujer, esta toma de conciencia se desarrolla con el tiempo, y como todos los procesos de desarrollo, puede ser descarriado o desviado por las percepciones subjetivas de un niño, las relaciones y las experiencias adversas desde la infancia en adelante. Las personas que se identifican con “la sensación de que son del sexo opuesto” o “algún punto intermedio”, no crean o forman una base para la formación de un tercer sexo, pues biológicamente siguen siendo hombre o mujer.

3.- La creencia de una persona de que él o ella es algo que en realidad no es, es un signo de confusión de pensamiento. Cuando un niño biológicamente sano, cree que es una niña, o una niña biológicamente sana cree que es un niño, existe un problema objetivamente sicológico que está en la mente, no en el cuerpo, y debe tratarse como tal. Estos niños sufren de disforia de género. La disforia de género (GD), anteriormente enumerado como trastorno de identidad de género(GID), es un trastorno mental reconocido en la más reciente edición del manual de diagnóstico y estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V) Las teorías del aprendizaje psicodinámicos y sociales de GD-GID nunca han sido desmentidas.

4.- La pubertad no es una enfermedad, y las hormonas bloqueadoras de la pubertad pueden ser peligrosas. Reversibles o no, las hormonas de bloqueo de la pubertad, inducen a un estado de enfermedad –pues lo que producen es la ausencia de la pubertad- e inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño biológicamente saludable.

5.- De acuerdo a la DSM-V el 98% de los niños, y el 88% de los niños confundidos con su género, eventualmente aceptan su condición biológica sexual, después de que atraviesan el período de la pubertad naturalmente.

6.- Los niños que utilizan bloqueadores de la pubertad para suplantar al sexo opuesto, requerirán hormonas del sexo opuesto en la adolescencia tardía. Las hormonas sexuales cruzadas, están asociadas con riesgos peligrosos para la salud, incluyendo, la presión arterial alta, coágulos de sangre, accidentes cerebrovasculares y cáncer.

7.- Las tazas de suicidio son veinte veces más altas en los adultos que usan hormonas del sexo opuesto, y que se han sometido a cirugía de reasignación de sexo, incluso en Suecia, en donde se encuentran la mayoría de los LGBT –estos países afirman esta información.¿Qué persona razonable y compasiva, condenará a los niños pequeños a este destino, sabiendo que después de la pubertad, hasta el 88% de las niñas y el 98% de los niños con el tiempo aceptarán la realidad de su sexo, y alcanzarán un estado de buena salud tanto física como mental?

8.- Introducir a los niños en la creencia de que es “sano y normal” una vida de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto, es abuso infantil. Haciendo suya la discordancia de género de forma “normal” a través de la educación pública, y las políticas legales, confundirá a los niños y los padres, lo que lleva a más niños a presentarse en las “clínicas de género” en las cuales se les administrarán medicamentos que bloquean la pubertad. Esto a su vez asegura virtualmente que va a “elegir” un tratamiento de por vida de hormonas del sexo opuesto, los cuales son cancerígenas y tóxicas, y también es probable que consideren la mutilación quirúrgica de su cuerpo biológicamente sano, como adultos jóvenes.

Michelle A. Cretella, M. D.
Presidente del Colegio Americano de Pediatras.
Quentin Van Meter, M.D.
Vice-presidente del Colegio Americano de Pediatras.
Paul McHugh, M.D.
Profesor distinguido de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universida John Hopkins y Psiquiatra en Jefe del Hospital J. Hopkins.

Traducido por Josefina Ayala

Este artículo puede ser encontra en su original aquí: http://www.acpeds.org/the-college-speaks/position-statements/gender-ideology-harms-children

Anuncios

La Cirugía Transexual no es la Solución

Un cambio físico drástico no ataca los problemas psico-sociales de fondo.

Por  PAUL MCHUGH [Originalmente publicado el 12 de Junio del 2014]

El gobierno y la alianza mediática avanzando la causa transexual han pasado a un modo intenso en las recientes semanas. En Mayo 30, un consejo del Departamento de Servicios de Salud y Humanos de los E.U. acordó que Medicare puede pagar por la cirugía de  “reasignación” buscada por los transexuales—aquellos quienes dicen que no se identifican con su sexo biológico. Anteriormente el mes pasado el Secretario de Defensa Church Hagel dijo que él estaba “abierto” a quitar el veto de transexuales sirviendo en la milicia. Time Magazine, viendo la tendencia, colocó en su historia de portada para su edición de Junio 9 llamada “El Punto de lo Transexual: La siguiente frontera de los Derechos Civiles en América.”

Sin embargo los que hacen las políticas y los medios no le están haciendo ningún favor ni al público o a los transexuales al tratar sus confusiones como un derecho en necesidad de defensa en lugar de un desorden mental que merece entendimiento, tratamiento y prevención.  Este intenso sentir de ser transgénero constituye un desorden mental en dos respectos. El primero es que la idea de desalineamiento de sexo está sencillamente equivocada—no corresponde con la realidad física. El segundo es que puede llevar a resultados psicológicos muy oscuros.

Los transgénero sufren de un desorden de “suposición” como aquellos en otros desordenes familiares a los psiquiatras. Con los transgénero, la desordenada suposición de que el individuo no está de acuerdo con lo que le ha sido dado por naturaleza—es decir la masculinidad o femineidad de uno. Otros tipos de suposiciones desordenadas son sostenidas por aquellos quienes sufren de anorexia o bulimia nerviosa, donde la suposición que se aleja de la realidad es la creencia de los peligrosamente delgados de que tienen sobrepeso.

Con el desorden dismórfico del cuerpo, una condición comúnmente socialmente destructiva, el individuo es consumido por la suposición “Soy feo.” Estos desórdenes ocurren en sujetos quienes han llegado a creer que algunos de sus conflictos o problemas psico-sociales serán resueltos si ellos pueden cambiar la manera en que ellos se ven ante otros. Tales ideas funcionan como pasiones gobernantes en las mentes de los sujetos y tienen a ser acompañadas por un argumento solipsístico.[1]

Para los transgénero, este argumento sostiene que el sentimiento que uno tiene sobre el “género”  es un sentido subjetivo que, estando en la mente de uno, no puede ser cuestionado por otros. El individuo comúnmente busca no sólo la tolerancia de la sociedad de esta “verdad personal” sino la afirmación de ella. Aquí descansa el apoyo para la “igualdad transexual,” las demandas para que el gobierno pague por los tratamientos quirúrgicos médicos y por el acceso a todos los roles y privilegio es públicos basados en sexo.

Con este argumento, los defensores de los trasgénero han persuadido a muchos estados—incluyendo California, Nueva Jersey y Massachusetts—para aprobar leyes vetando a los psiquiatras, incluso con permiso de los padres, que busquen restaurar los sentimientos naturales de género de un menor transexual. Que el gobierno puede inmiscuirse en los derechos de los padres de buscar ayuda en guiar a sus hijos indica lo poderosos que estos defensores se han vuelto.

¿Cómo responder? Los Psiquiatras obviamente deben enfrentar el concepto solipsístico de que lo que está en la mente no puede ser cuestionado. Desordenes de conciencia, después de todo, representan el dominio del psiquiatra; declararlos fuera de los límites eliminaría el campo. Muchos recordarán ahora, en los 90’s una acusación de abuso sexual por padres de niños que fue considerada incuestionable por los solipsistas de la locura de “memoria recuperada.”

No lo escucharás de los que están defendiendo la igualdad transexual, pero estudios de seguimiento controlados revelan problemas fundamentales con este movimiento. Cuando los niños quienes han reportado sentimientos transexuales se les dieron seguimiento sin tratamiento médico o quirúrgico tanto en la Universidad Vanderbilt y la Clínica Portman en Londres, 70%-80% de ellos espontáneamente perdieron esos sentimientos. Un 25% persistieron en dichos sentimientos; que diferencia a los individuos que no los perdieron sigue siendo una incógnita.

Nosotros en la Universidad John Hopkins—que en los 1960s fue el primer centro médico Americano en aventurarse en la “cirugía de re-asignación de sexo”—lanzamos un estudio en los 1970s  comparando los resultados de la gente transexual quienes tuvieron la cirugía con aquellos que no. La mayoría de los pacientes tratados quirúrgicamente se describieron a ellos ismos como “satisfechos” por los resultados, pero sus subsecuentes ajustes psico-sociales no fueron mejores de los que no fueron operados. Así que en Hopkins dejamos de realizar la cirugía de reasignación de sexo, ya que producir a un paciente “satisfecho” pero todavía con problemas no parecía ser una razón adecuada para amputar quirúrgicamente órganos normales.

Ahora parece que nuestra decisión de hace tanto fue una decisión sabia. En 2011 un estudio del Instituto Karolinska en Suecia arrojó los resultados más útiles hasta hoy respecto a la transexualidad, evidencia que debería mover a los defensores del movimiento a hacer una pausa. El estudio a largo plazo—cerca de 30 años—siguió a 324 personas quienes tuvieron cirugía de reasignación de sexo. El estudio reveló que a partir de los 10 años posteriores a la cirugía, los transgénero empezaron a experimentar dificultades mentales crecientes. Todavía más asombroso, su mortandad por suicidio se incrementó 20 veces por encima de la población no transgénero. Este resultado perturbador todavía no tiene explicación pero probablemente refleja el reciente sentido de aislamiento reportado por los transgénero de más edad después de la cirugía. La alta tasa de suicidios reta la prescripción de cirugía.

Hay subgrupos de los transgénero, y para ninguno la “reasignación” parece apta. Un grupo incluye prisioneros varones como el Soldado Bradley Manning, preso por compartir secretos de seguridad nacional quien ahora desea ser llamado Chelsea. De cara a sentencias largas y los rigores de la prisión para hombres ellos tienen un motivo obvio para querer cambiar de sexo y por tanto de prisión. Dato que ellos cometieron crímenes como hombres, ellos deben ser castigados como tales; después de servir su tiempo, ellos serán libres de reconsiderar su género.

Otro subgrupo consiste de hombres jóvenes y mujeres susceptibles a la sugerencia de que “todo es normal” de la educación sexual, amplificada por grupos de chat en internet. Estos son los sujetos transgénero más parecidos a los paciencia de anorexia nerviosa. Ellos son persuadidos de que buscar un cambio físico drástico borrará sus problemas psico-sociales. Consejeros de “diversidad” en sus escuelas, justo como líderes de culto, pueden alentar a estas personas jóvenes a distanciarse de sus familias y seguido ofrecen consejo en cómo derribar argumentos contra tener una cirugía transexual. Los tratamientos aquí deben iniciar con remover a la persona joven del ambiente sugestivo y  ofrecerles un mensaje contrario en terapia familiar.

Luego está el subgrupo de los muy jóvenes, comúnmente niños pre pubescente quienes notan distintos roles sexual en la cultura y, explorando como encajar, empiezan a imitar al sexo opuesto. Doctores mal encaminados en centros médicos incluyendo el Hospital Infantil de Boston han empezado a intentar tratar el comportamiento al administrar hormonas que retrasan la pubertad para que así las cirugía de cambio de sexo sean menos caras—aunque las drogas traban el crecimiento de los niños y hay riesgo de causar esterilidad. Dado que cerca del 80% de tales niños abandonarían su confusión y crecerían naturalmente a la vida adulta si no son tratados, estas intervenciones médicas se acercan al abuso infantil. Una manera mejor de ayudar a estos niños: con padres devotos.

En el corazón del problema está la confusión sobre la naturaleza de los transgénero. El “Cambio de sexo” es biológicamente imposible. La gente que se realiza la cirugía de reasignación de sexo no cambia de hombres a mujeres o viceversa. En su lugar, ellos se convierten en hombre feminizados o mujeres masculinizadas.  Argumentar que es un asunto de derechos civiles y alentar la intervención quirúrgica es en realidad el colaborar y promover un desorden mental.

Dr. McHugh, anterior psiquiatra en jefe en el Hospital John Hopkins, es el autor de “Try to Remember: Psychiatry’s Clash Over Meaning, Memory, and Mind” (Dana Press, 2008).

El presente artículo es traducción del original en inglés que fue publicado en el Wall Street Journal:http://www.wsj.com/articles/paul-mchugh-transgender-surgery-isnt-the-solution-1402615120

[1] De la expresión latina “solus ipse” (sólo uno mismo, sólo yo). Término con el que se designa toda doctrina según la cual resulta imposible ir más allá de la propia conciencia (o de los contenidos de conciencia) por lo que resulta imposible conocer algo más que el propio “yo”, al que se considera la única realidad evidente y absoluta. [Anotación del traductor]

¿Te ayudó este artículo? Ayúdanos a seguir adelante:

 Donate Button with Credit Cards

Para cometarios positivos, negativos o recetas de cocina, siéntase libre de escribir a: @laratablog. Para conferencias y otros eventos comunicarse al correo: abnermendozac@hotmail.com

HOMBRES ACUSAN A CRI CRI DE PROMOVER DISCRIMINACIÓN

06_oct_cri_cri_web_2México, D.F. 10 de Mayo del 2016. Esta mañana cientos de miles de hombres se reunieron alrededor de Ángel de la Independencia protestando para que se modifiquen las canciones de Cri Cri el grillito cantor. Entre carteles de “No a la violencia contra los hombres” “Cri Cri promueve la violencia de género,” “No más prejuicios contra los hombres,” y otras más, diversos grupos anti-discriminación exigieron que el gobierno intervenga para detener el prejuicio hacia los de sexo masculino.

“No estamos en contra de Cri Cri. Estamos en contra de ciertas canciones de Cri Cri que de manera abierta y sin vergüenza colocan a los hombres bajo una luz negativa. Queremos que se nos trate con igualdad y que no se nos pre-juzgue antes de conocernos,” manifestó el Presidente de la Asociación Nacional por los Derechos de los Hombres Masculinos.

Al preguntarle al representante de los derechos humanos en el D.F. sobre el tema para que nos explicara el motivo de la protesta, nos dijo lo siguiente: “La canción de Cri Cri de Los Tres Cochinitos, es una canción discriminatoria. Dice muchos besitos les dió su mamá. Esto es degradante. Cuando un hombre–y muchos lo hacen hoy día–lleva a sus hijos a dormir y les cantan esta canción, ¿por qué tienen que decir mamá? ¿Son acaso las mujeres las únicas que acuestan a sus hijos? Hoy día hay muchos hombres que hacen esto cada noche, pero la canción asume que siempre es la madre la que lo hace. Esto es discrminatorio. En la misma canción, se nos habla del cochinito más joven sueña con trabajar algún día para ayudar a su pobre mamá. ¿Por qué tiene el cochinito más joven que hacer esto? Se implica aquí que ella fue abandonada por su Puerco esposo y que viven en pobreza. De este modo programamos a nuestros niños para pensar en los hombres como aquellos que abandonan y provocan la desgracia familiar. Tenemos que dejar de educar a nuestros hijos bajo esta luz discriminatoria.”

También entrevistamos a algunos manifestantes, el Sr. Juan Pérez elaboró: “¿Ha usted oído la canción de La Patita? parte de la letra dice así, sus patitos  van creciendo y no tienen zapatitos, y su esposo es un pato sinvergüenza y perezoso que no da nada para comer, y la patita ¿pues qué va a hacer? Hijos sin zapatos, debido a su padre sinvergüenza y perezoso que no da nada para comer. Mientras que la pobre patita se las ingenia para alimentar a sus patitos. A mí me degrada este lenguaje violento donde se nos muestra a los hombres como flojos, desobligados e irresponsables. Creo que los herederos de Francisco Gabilondo Soler deben hacer modificaciones a las canciones de Cri Cri, y emitir una disculpa por ofender de manera tan cruel al género masculino. Los hombres hemos sufrido mucho debido a los mensajes degradantes que están en sus canciones.”

La protesta se alargó durante ocho horas, y al grito de “Nosotros también tenemos derechos. Igualdad de Género. Los Hombres Unidos Jamás serán Vencidos,” se entregó el pliego petitorio a diversos representantes de derechos humanos en la capital de la Nación. Algunos de los asistentes finalmente manifestaron que si no se hace caso a su petición, llevarán su caso a las diversas asociaciones de derechos humanos internacionales. Mientras tanto, continuarán con su lucha en las redes sociales, para crear conciencia en la ciudadanía.

 

¿Te ayudó este artículo? Apóyanos con un dólar y ayúdanos así, a seguir adelante:

 Donate Button with Credit Cards

 

EQUIDAD DE GÉNERO O DÍA DE LAS MADRES: ELIGE UNO

Los mexicanos somos expertos en el revoltijo ideológico. Nos parece bien lo que sea, siempre que eso ‘que sea’ no excluya nada. No queremos dejar a nadie fuera. No queremos que nadie se sienta mal. Así que con gusto miramos la tele donde aparecen Padres del a iglesia católica dando su punto de vista, para luego disfrutar la sección de Feng-Shui, pasamos después a los pronósticos de los signos zodiacales, y finalmente a un documental científico sobre la evolución. Todo en el espacio de un solo programa. Cualquier cosa, al parecer es igual de válida, al mismo tiempo, a pesar de que dichos sistemas de pensamiento se contrapongan unos con otros.

Este mes quiero enfocarme a un ejemplo clásico de doble moral en México, la famosa equidad de Género y la celebración del Día de las Madres.

Para empezar, la frase “equidad (o igualdad) de género” me parece una frase desafortunada. La palabra ‘género’ es una palabra que categoriza, es decir, que cataloga según una diferencia, tal como lo hacen altura, peso, raza, etc., Chistoso e irónico que algunas personas hayan tomado las palabras ‘equidad’ o ‘igualdad’ y la hayan puesto justo junto a ‘género’ que tiene que ver con diferenciar. Género es una palabra que nos sirve precisamente para diferenciar y distinguir. No para uniformar. Me parece que lo que se pretendía decir y lo que realmente queremos se debió articular de otro modo, pero de eso trataré más adelante en otros artículos.[1]

Como muchas cosas en nuestro país, ha sido un tema que se empezó a introducir y que nos pareció ‘bonito.’ No lo digerimos. lo tragamos anzuelo, sedal y caña. A estas fechas parece a la mayoría un asunto indebatible. La igualdad de género se promueve en las leyes (a veces de manera bastante incongruente), [2] en la vida social y sus consecuentes redes. Si alguien en nuestro tiempo osa criticarla es automáticamente sentenciado bajo términos como ‘misógino,’ ‘retrógrada’ y  ‘machista.’ Tomamos una idea, corrimos con ella, y la empezamos a defender. Nos empezamos a ofender si no se concordaba con ella. Sin embargo creo que muchos no tenemos idea del impacto social de tal filosofía de vida, ni de sus implicaciones naturales a corto, mediano y largo plazo

La equidad de género según algunos promotores se define así: La equidad de género es vista como un fin en sí mismo. Busca la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la eliminación de estereotipos de género y prevenir la violencia de género.[3]

Interesante concepto. “Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres,” “eliminación de estereotipos de género” y “prevenir la violencia de género.” Es decir, todo tipo de acto discriminatorio o violento hacia un género.[4]

¿Cómo—ahora pregunto yo—es que la equidad de género aplica si los hombres no tienen las mismas oportunidades que las mujeres? Cierto, una mujer puede buscar ejercer cualquier rol  que el hombre  tenga, pero el hombre no puede ni siquiera intentar llevar a cabo todos los roles que la mujer tiene, pues para empezar está impedido de uno: ser madre.

Ser madre es un privilegio del género femenino debido única y exclusivamente a su constitución física. De hecho ni siquiera de todas las mujeres. Algunas no pueden tener hijos, y algunas que pueden, no quieren tenerlos. Así que no solamente es una actividad exclusiva de las mujeres, sino incluso exclusiva entre las mujeres.

Por si no sigues mi tren de pensamiento déjame ponértelo claro: A la luz de la filosofía de la equidad de género, la celebración del Día de las madres es una celebración exclusivista que alaba y premia a un grupo de mujeres que pueden y han decidido el ser madres, mientras que deja fuera de dicha celebración a cualquier hombre, y a aquellas mujeres que o no pueden o que no quieren ser madres.

Esto, es nada menos que discriminatorio—es tomar un rol que los hombres no tienen, y volverlo en motivo de alabanza y honra–¿Qué hay con los hombres? ¿Dónde queda la igualdad?

Probablemente a este punto pienses: Pero que clase de idiota que no puede ver que sencillamente esto se trata de un asunto aparte. No. Si lo puedo ver. Y porque lo puedo ver, me es clara la hipocresía de mucha gente bajo la cobija de la igualdad de género.

Si yo dijera: “El ser soldado es sólo un asunto para hombres, debido a que los hombres, y no todos los hombres, sino ciertos hombres, tienen una constitución física que les capacita para llevar a cabo este rol, mientras que las mujeres sencillamente no tienen tal constitución física, así que este no es un rol que ellas deban llevar a cabo. . .” inmediatamente me dirían muchas y muchos que soy un retrógrada, misógino, y que no creo en la equidad de género.  Pero los que me lo dijeran serían culpables de doble moral. Los que lo pensaran serían hipócritas. ¿O sea que si está bien que ciertas personas, en este caso, mujeres-madres sean alabadas y su rol de madres sea EXCLUSIVO debido a su constitución física, pero no está bien que dejemos fuera de un rol masculino a las mujeres por la misma razón?

Pongamos algo en claro: la única razón por las que hay mujeres en diversas milicias del mundo es debido a que los militares, presionados por la sociedad, han tenido que rebajar los estándares físicos para las mujeres.[5] Sí. Leíste bien. Mira los artículos en mis notas de pie.[6] Ellas, por más rudas que sean, no pueden hacer lo mismo que ellos. Y eso. Está. Bien. No hay nada de malo es decir que un género es diferente del otro y que un género puede hacer cosas que el otro no puede. Un servidor está conciente de eso. No hay nada grave aquí.

Pero  si eres una de esas personas intensamente enfocada en lograr la famosa equidad de género como se ha estado planteando hasta ahora, probablemente digas que eso es malo. Muchas mujeres (y hombres) quieren darles a las mujeres un rol que debido a su constitución física sencillamente no les corresponde.  Pelear porque las mujeres sean soldados de élite en base de la equidad de género es casi tan ridículo como pelear porque los hombres puedan ser madres. Digo casi, porque evidentemente lo primero podría ser alcanzable por un puñado de mujeres, mientras que lo segundo hasta hoy, es imposible para cualquier hombre. Aun así la comparación permanece.

Si está bien que los hombres no puedan ejercer cualquier rol que les dé la gana, debido a su constitución física, también debe estar bien que la gran mayoría de las mujeres no pueda aspirar a llevar a cabo ciertos roles debido a su constitución física. Si crees que es discriminatorio e inequitativo que las mujeres ‘no puedan’ ser soldados también debes aceptar que e discriminatorio que los hombres no puedan ser madres.

La hipocresía se da cuando pensamos que una de las dos cosas es válida mientras que la otra no lo es. Ahora, yo tengo ningún problema en aceptar que hay cosas que las mujeres pueden hacer que yo hombre no. Para mí es claro que existen dos géneros. ¡Vaya! La palabra género no existiría si femenino y masculino. Pero el género existe porque masculino y femenino son precisamente diferentes. Diferentes de tal modo que no todo lo que puede hacer A lo puede hacer B, y no todo lo que puede hacer B lo puede hacer A. Así es de simple. ¿Es demasiado difícil de entender?

Volvamos entonces a nuestro caso en cuestión. Las mujeres por lo general pueden hacer algo que los hombres no pueden hacer. A decir, ser el vehículo recipiente donde se gestará y crecerá un nuevo ser humano. Sólo ellas lo pueden hacer. No es un secreto a voces. Y cada Día de las Madres, celebramos que sólo ellas y nadie más lo pueda hacer.

La parte sencilla pero difícil ahora es entender que así como las mujeres pueden llevar a cabo ciertas actividades y roles debido a su constitución física, los hombres igualmente son capaces de hacer ciertas cosas que son inaccesibles para las mujeres. Identifiquémoslas y valorémoslas. El día que empecemos a entender que las mujeres no pueden hacer todo lo que les venga en gana hacer, y les demos las gracias a los hombres por esas cosas que son únicas del género masculino, empezaremos a vivir en una sociedad más justa.

No señoras. No pueden hacerlo todo. No existe tal cosa como la igualdad de género. No en los términos que algunos han pretendido. Los géneros son por naturaleza diferentes. No todo lo que quieran lo puede hacer. No todos sus sueños se pueden hacer realidad. Pero si hay muchas cosas que ustedes pueden hacer, y algunas que sólo ustedes pueden hacer. En ese contexto, y gracias a la desigualdad de los géneros, ustedes pueden hacer algo que nosotros no. Dar a luz hijos. Para mí, eso está bien. Bendita desigualdad de géneros que le permite a un género hacer algo que el otro simplemente no puede.

[1] Quizá igualdad de oportunidades laborales pudiera haber sido más pertinente. O quizá dignidad de género, pudiera haber sido otra.

[2] Hace tiempo por ejemlo escuchaba un anuncio de la cámara de diputados expresando su intención de buscar tener igual número de mujeres que de hombres. Esta es una visión incongruente de la equidad de género. Lo que la cámara de diputados debe buscar es tener a la gente más competente para el puesto, sin consideración del género. Podrían ser 100% hombres o 100% mujeres. Exigir un puesto sólo por tu género es contrario a la equidad de género.

[3] http://www.unfpa.org.mx/gvdh_gvdh.php

[4] O quizá deberíamos decir contra las mujeres. Aparentemente la equidad de género tiene como fin proteger a las mujeres. Si revisas la literatura comúnmente se habla de proteger a las mujeres, no a las personas. Irónico que se hable entonces de equidad de género.

[5] http://www.dailymail.co.uk/news/article-3249690/First-women-pass-Ranger-School-given-extra-training-lowered-benchmarks-general-vowed-one-pass-sources-claim.html

[6] http://www.militarytimes.com/story/military/2015/12/10/us-commandos-say-no-women-special-operations-jobs/77112648/