México: Paraíso del Político Mediocre

Es tiempo de elecciones en mi estado, y pronto será tiempo de elecciones a nivel nacional. Y como siempre, abundan las promesas de campaña, y sus subsiguientes críticas y decepciones. No voy a criticar dichas promesas. Más bien quiero criticar el suelo del que surgen esas promesas. Una de las raíces que nos tienen hundidos en la anarquía y en el retraso económico.

¿De qué están los políticos intentando salvarnos cada período de elecciones?

Mi cuestionamiento va más allá de si las promesas que los políticos nos hacen son verdaderas o falsas. Dependiendo de tu edad y nivel escolar, tú y yo podemos tener diferentes grados de pesimismo y optimismo respecto a dichas promesas. Claro, si eres uno de los achichincles de la campaña en vigor, es tu trabajo decir que “tu gallo” si va a cumplir con lo que promete. Pero fuera de los que promueven a su partido por intereses personales, los demás ya estamos bastante grandecitos para saber que nuestra expectativa de cumplimiento va de lo bajo a lo mediocre. Eso no es lo que quiero discutir.

Lo que yo quisiera que pensáramos un momento es en el contenido sustancial de dichas promesas. Me parece a mí que las promesas  que los políticos hacen, y aún el cumplimiento de algunas de ellas refleja lo que los mexicanos estamos esperando de nuestros gobernantes y si esas son nuestras expectativas, realmente estamos en problemas.

En mi opinión, incluso cuando los gobernantes han llegado acumplir algunas de sus promesas, creo que nos hemos acostumbrado a esperar, pedir y agradecer ciertas situaciones que en realidad deberían molestarnos.

DESPENSAS PARA LOS VIEJITOS

Tomemos un ejemplo “positivo.” El Peje cuando fue el gobernante del D.F. implementó un programa de ayuda a los ancianos. Si no me equivoco las personas de la tercera edad, recibían una pensión mensual de ayuda como parte del gobierno. Obviamente los ancianitos se pusieron felices. Muchos de nosotros vemos en esa acción un parteaguas político, garantía de que el Peje es el bueno, y de que si él fuera presidente entonces las cosas irían mejor en toda la federación.

No dudo de que lo haya hecho. Tampoco dudo de que lo haría.  Tengo problema con que esto nos haga felices. Tengo problema con que esperamos tan poco de nuestros gobiernos. La cuestión es esta: ¿Por qué los ancianos tienen que depender de una ayuda gubernamental para poder cubrir algunos gastos necesarios para la vida? ¿Por qué no tienen ellos una pensión que les ayude a vivir dignamente? En resumen ¿Cuál es el origen de esta problemática social?

Algunos de ellos quizá nunca laboraron para una empresa que les diera una pensión. Quizá otros si lo hicieron pero las leyes laborales no les favorecieron. Pero…¿acaso no pudo en su momento el Gobierno implementar un sistema de penciones voluntarias para los no contratados formalmente? ¿No puede el gobierno crear leyes que hagan a las empresas pensionar dignamente a sus empleados? Yo creo que si. Y es ese tipo de iniciativas y leyes las que deberíamos esperar de nuestro gobierno.

Pero no. Esperamos una solución inmediata, temporal, que en realidad no es una solución. Es como tratar de darle a la gente paracetamol para que se cure de cáncer. Si realmente deseamos un país grande, debemos esperar más de nuestro gobierno. Soluciones de fondo. Oportunidades de empleo dignas. Leyes justas para el trabajador. Sistemas de seguridad social suficientemente eficaces para el ahorro voluntario, etc., Pero esperamos muy poco, demasiado poco de nuestro gobierno. Tan poco esperamos que cuando el gobierno hace algo en beneficio de algún grupo vulnerable, lo elevamos a Santo Mesías Salvador de los pobres mexicanos. Se nos olvida que no estaríamos así si no fuera por la mala administración de nuestros recursos, la injusticia social, y la corrupción a nivel nacional que le permite a las empresas hacer lo que les de la gana. Ver a un anciano mendigar para comer da rabia. Ver a un anciano recibir limosna del gobierno nos hace a muchos felices. No debería ser así. El anciano no debería mendigarle a nadie.

¿NO SERÁ QUE ESTO CONVIENE A LA CLASE POLÍTICA MEXICANA?

Así que me pongo a pensar–¿qué escenario más conveniente para la perpetuación de la clase política mexicana, que un país tan hundido que se conforma con poco? ¿Qué situación pudiera ser mejor para el tipo de candidato que estamos acostumbrados a ver, que un pueblo que espera migajas? Con el tipo promedio de ciudadano que somos los mexicanos, no es sorpresa que año con año, elección tras elección, el político nos siga haciendo las mismas promesas, con discursos repetidos sobre las mismas problemáticas y ofreciendo lo mismo de siempre. Aún si lo cumplieran, deberíamos tener un problema con esto. Deberíamos indignarnos por lo poco que prometen. Deberíamos sentirnos indignados incluso cuando cumplen, porque es poco. Deberíamos indignarnos por el tipo de apoyos que esperamos de ellos.

Otro ejemplo de nuestras bajas expectativas es el famoso programa programa “oportunidades.” Rebautizado por diversos gobiernos e implementado de diversos modos cada trienio  o sexenio. Becas para que puedas mandar a tus hijos al kinder. Becas para ayudarte a que mandes a tus hijos a la primaria. Nuevamente parchecitos que simulan ser soluciones. ¿Por qué necesito que el gobierno me de dinero para comprarle cuadernos a mi hija de kinder? ¿Por qué mi economía está tan mal que requiero de un “apoyo” gubernamental para que mi hija de primaria tenga uniforme? ¿Es esto una ayuda? Yo no creo que lo sea. ¿No sería mejor que el gobierno nos diera educación de calidad y trabajos dignos que paguen lo suficiente para que no tengamos que andar mendigando becas? ¿No sería lo adecuado que cada mexicano mínimo tenga lo suficiente para mandar a sus hijos a la escuela pública sin requerir de los “apoyos” gubernamentales”?

El político mexicano cada cierto tiempo promete y en el mejor de los casos cumple lo que el mexicano espera; Pero lo que el mexicano promedio espera es muy poco. El mexicano promedio espera que el gobierno le “regale” soluciones temporales a problemáticas que el mismo gobierno ha creado o que si bien no ha creado, no se ha preocupado por solucionar. No a fondo, no atacando los vicios radicales del sistema gubernamental.

Este es un escenario ganar-ganar par el político/gobernante mexicano porque tiene la chamba fácil. Por un lado no soluciona las problemáticas de fondo del país. Por el otro le promete al mexicano promedio aliviar algunos de los síntomas que sufre. A veces le cumple. Cuando le cumple, recibe la gratitud incondicional de personas a las que al final del día no les hizo ningún favor—porque les dio paracetamol cuando debería darles quimioterapia. Si no cumple, está bien. Tiene la chamba asegurada, porque siempre van a necesitar a alguien como él para seguir haciendo las mismas promesas  que no se cumplen. O incluso, para seguirles cumpliendo, pero jamás ofreciendo verdadero remedio para los males que aquejan a la población mexicana.

México, con sus bajas expectativas, es un paraíso para los políticos mediocres. Ambicionamos muy poco. Evaluamos el éxito o fracaso de nuestros gobernantes con estándares paupérrimos. Mientras nuestras expectativas de vida para el país sigan siendo tan pequeñas nos seguiremos conformando con las mismas promesas pequeñas, o incluso con los mismos cumplimientos pequeños que no alivian sino sencillamente nos prolongan la vida para seguir esperando al siguiente Mesías Político. Es el cuento de nunca acabar.

Deberíamos esperar más. Debemos pedir más. Debemos exigir más. Mucho más.

No. No es una ridiculez. Otros países en peor estado que México se han superado. No existe el gobierno perfecto pero si existen los gobiernos más o menos decentes. Hay países con menos recursos que nosotros que han crecido y nos han dejado atrás.

Si no creemos que sea posible para México, entonces, mi tésis es correcta: Hemos sido programados para esperar poco, pedir poco, y a no exigir nada.  Entonces efectivamente México es, y seguirá siendo, el paraíso del político mediocre—al parecer el programarnos para la mediocridad, esa si es una chamba que el político mexicano ha cumplido al cien por ciento.

¿Te ayudó este artículo? Apóyanos con un dólar y ayúdanos así, a seguir adelante:

 Donate Button with Credit Cards

Para cometarios positivos, negativos o recetas de cocina, siéntase libre de escribir a la cuenta de Twitter: @laratablog. Para conferencias y otros eventos comunicarse al correo: abnermendozac@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s